Por: Arq, Tito Gastaldi para www.revistahabitat.com


Entrevista a los titulares del estudio 300.000 km/s. Big Data, Mar SANTAMARÍA + Pablo MARTÍNEZ DIEZ.

Somos una firma profesional de arquitectos, urbanistas e ingenieros que brinda servicios de diseño, análisis de datos y consultoría para las ciudades.

Innovamos Aplicamos tecnología a la arquitectura, la ciudad y el territorio.Buscamos nuevas formas de transformar el medio ambiente.Trabajamos en los campos de análisis urbano, cartografía, planificación urbana, desarrollo de herramientas digitales y humanidades digitales. Nuestro conocimiento proviene de la arquitectura, el urbanismo, el análisis de datos geográficos, la historia urbana, la restauración, la museología, el diseño de productos, la gestión de proyectos y el desarrollo de software.

Trabajamos con datos Los datos son cruciales en nuestra actividad como diseñadores urbanos.Los datos en casi todas las ciudades, desde la demografía y el empleo hasta el transporte y la salud, se han vuelto mucho más accesibles.Este acceso, así como la capacidad de usar y compartir los datos, traerá un gran potencial para comprender los problemas urbanos y para diseñar ciudades más sostenibles y equitativas.

Nosotros influenciamos Proporcionamos servicios de análisis de datos y productos de datos para ayudar a las partes interesadas urbanas a tomar mejores decisiones basadas en datos.

Trabajamos con. En los últimos años, colaboramos con éxito con organismos públicos, empresas internacionales, instituciones culturales y organizaciones.

 

 

La arquitecta y urbanista Mar Santamaría es socia del estudio 300.000 km/y docente de la Escuela de Arquitectura de Barcelona (UPC), el Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña y el Máster en Restauración de Monumentos de Arquitectura (MRM). A través de la cartografía y el análisis de datos como herramientas claves para la toma de decisiones y el empoderamiento, sus proyectos recientes analizan las líneas estratégicas del nuevo modelo urbano de Barcelona y su área metropolitana, más innovador, sostenible y abierto a la ciudadanía.

 

 

 

 

 

 

 

 

Pablo Martínez Diez. Arquitecto.

Master en Preservación de Monumentos de Arquitectura. (Universidad Politécnica de Catalunya)

Diseñador de Iluminación (UPC).

 

 

 

 

 

 

 

Entrevista a 300.000 km/seg

 

 

  1. Desde el punto vista restauración y preservación en arquitectura, de acuerdo a lo que Uds. ven a diario en su trabajo en Barcelona, cómo lo ven al tema hoy en día?

 

  • Es un contexto con mucho patrimonio. Hoy tenemos más patrimonio que nunca y destruimos menos que nunca. La preservación es una disciplina relativamente nueva en la que todavía hay muchas cosas por hacer. Haycada vez más catálogos, sin embargo está la sensación de que algo está fallando al momento de preservar.  Hay mejoras en el momento en que se intervienen y recuperan obras.
  • Hay “patrimonio del cual no se es consciente de que existe” y hay unaparte del patrimonio mediatizado por el tema turístico. Por ejemplo: La Sagrada Familia. En todo momento hay gente tomándose “selfies” junto a ella y puede haber otro patrimonio muy cercano pero no “mediatizado” que “va muriendo lentamente”. Y ese patrimonio “en agonía” puede ser tan importante como el otro pero no se lo toma en consideración. De hecho, en la presentación realizada por este estudio en la XVI Bienal se observaban imágenes de un complejo industrial protegido por la UNESCO el cual está allí muriendo. Y eso ocurre en plena Barcelona, que es una ciudad que se preocupa por el patrimonio, que siente orgullo por preservar  pero aún cuesta gestionarlo.
  • Cada vez más estamos agregando nuevas categorías de patrimonio (significado más amplio y más complejo). Ahora en Barcelona se ha comenzado a proteger a algunos comercios bajo la misma ley que está muy pensada para bienes inmuebles y no tanto para bienes muebles como los mobiliarios. Dentro del contexto cultural cada vez se habla más de “paisaje cultural” y también se lo ha comenzado a proteger. Por ejemplo el “paisaje de la costa” que posee elementos medio ambientales pero también elementos arquitectónicos. Es una unidad a proteger. Cada vez se agregan más elementos y, por tanto, la formación del técnico que tiene que proteger todo esto requiere una formación muy complicada y las administraciones (que por lo general van x detrás del conocimiento) van con un cierto retraso.

 

  1. En Buenos Aires tenemos “cafés notables” (más de 80) que pueden serlo por sus elementos patrimoniales: su historia, uso, algún hecho relevante histórico, social. Algunos, lamentablemente, cierran. El Estado no interviene sobre la actitud del propietario y si éste quiere dejar el rubro, no hay injerencia. Muchas veces se generan situaciones complicadas y de conflicto con la gente que reclama por la no intervención del Estado. Pero no lo puede hacer porque entraría en el ámbito privado y de las decisiones particulares de cada persona.
  • En Barcelona ocurre algo similar. Un panadero que tiene una panadería y decide no ser panadero toda su vida, si la cierra parece que no le importa el patrimonio. Actualmente en Barcelona hay unas líneas en debate respecto a proteger el espacio y/o la actividad económica.

 

  1. Consideran que sí hay una mayor concientización sobre el patrimonio en la población en general.

 

  • De hecho, hay más interés que conciencia. No hay una conciencia profunda para saber hasta dónde llega, cuál es la complejidad. Hicimos un mapa del patrimonio de Barcelona (tomando como base un mapa del patrimonio del Ayuntamiento de la ciudad). El mapa se hizo sobre todo para estudiantes del Master de Patrimonio (provenientes de Latinoamérica) que arribaban a Barcelona y no tenían orientación sobre el patrimonio de la ciudad. Para ello bajaron la información de Internet de lo que proveía el Ayuntamiento (a la fuerza) y la reconstruyeron geográficamente. No fue un acto de piratería aunque el Ayuntamiento en su momento se enojó ya que consideraban que un ciudadano no debía hacer un plano de la ciudad. Sin embargo el mapa tuvo mucho éxito. Fue hecho para los estudiantes pero su “fama” corrió como pólvora. La gran noticia fue que un mapa concebido como herramienta de ayuda, trabajo para los estudiantes, de repente se convirtió en algo deseado y todo el mundo andaba con esa aplicación por la ciudad. A la gente le cayó tan bien que no solo lo usaban sino que también se contactaban con nosotros brindándonos información sobre los edificios. Incluso colegas arquitectos. Lo importante es que demuestra que el patrimonio no estaba debidamente valorado y que si lo hacías accesible de una manera interesante ello generaría que la gente le prestase atención y se interesase. A nivel sociedad cuesta comprender las distintas categorías de patrimonio: histórico, artístico, social y esto ayuda a que la gente lo reivindique y articule correctamente la demanda; caso contrario el Ayuntamiento puede desestimarla o desoírla.

 

  1. ¿Cómo se puede articular la preservación con el crecimiento urbano? Un tema que tenemos pendiente en toda la Argentina y especialmente en Buenos Aires. Hace unos años la FADU relevó unos 45000 edificios de la ciudad anteriores a 1941. Fue porque la Legislatura sancionó una ley (la ley Anchorena) la que establecía que “todo edificio anterior a 1941 requeriría de un permiso especial si iba a ser remodelado y, obviamente, si pretendía ser demolido”. Con esto se constituyó un llamado “Catálogo preventivo. En la Legislatura se van tratando los Expedientes a fin de determinar los inmuebles que ameritan una ley de preservación. Algunas cosas necesitan ser preservadas, otras ser remodeladas o demolidas para permitir la transformación de la ciudad. Algunas, lamentablemente sepierden. Muchas veces el Estado no actúa con toda la fuerza con que debería para preservar ciertos edificios pero también, a veces, es muy difícil, conformar a la gente.
  • Hay que tener cuidado con la nostalgia. Nostalgia hacia cualquier cosa que sea vieja. Hay que ser rigurosos con los valores que deseamos preservar de los edificios y ser capaces de elaborar un discurso de conjunto. El problema que existe con los catálogos es que no hay un discurso global que permita hacer una narración y que por lo tanto a partir de ese discurso ir incorporando las piezas. Si no tenemos el discurso y solo vamos incorporando las piezas, algunas de ellas se realizan bajo presión y lleva a uno a preguntarse “qué demonios hace esto aquí” y uno llega a la conclusión de que “alguien lo introdujo vaya a saber uno porqué razón”. En el caso de Barcelona la articulación de la preservación con el patrimonio lo veo mucho más fácil, más dócil que en Buenos Aires. Porque la percepción que tenemos hoy de Barcelona es de una ciudad “colmatada”.Es algo que asusta, es pensar en una ciudad “hecha” y que para hacer algo hay que “deshacer para hacer”. La sensación es que no queda ni una parcela libre y que incluso en esas parcelas se ha construido todo lo posible y entonces no queda un cm2 por construir. Nos vamos a otros municipios o a otros lados y por tanto el patrimonio que tenemos es el que está y lo tenemos identificado y si no se está actuando es por desidia. Muy pocas veces nos sucede que nos hayamos olvidado de una pieza de patrimonio a proteger. Lo que sí estamos haciendo sin darnos cuenta es que estamos destruyendo patrimonio moderno. El patrimonio moderno se nos hace más difícil. El Ayuntamiento va más lento que la Universidad. El Director de la Maestría en Restauración de Monumentos de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Catalunya, Dr. Arq. Fernando Álvarez Prozorovich (argentino) estudió al arq. Bonet Castellana y ahora está protegiendo el patrimonio de Barcelona y ha entablado una lucha contra el Ayuntamiento de El Prat (donde se ubica el Aeropuerto de Barcelona) para proteger La Ricarda, casa muy conocida del arq. Bonet Castellana y que está cayendo en ruinas; la familia no está haciendo mucho por su preservación y no se da cuenta de la relevancia que tiene esa obra.

 

  1. En los últimos meses hemos tenido una buena noticia (de parte del Gobierno Nacional) ya que la CNMLYBH ha tomado en consideración el proyecto para que algunos de los edificios brutalistas más importantes de la Argentina sean declarados MHN. Estamos avanzando porque antes parecía que había una barrera que llegaba a 1940. Lo anterior a esa fecha podía ser preservado pero lo más moderno quedaba fuera de consideración.

 

  • En Barcelona se han empezado a hacer algunas restauraciones muy interesantes: piezas de memoria más moderna de la ciudad como las Barracas (asentamientos informales que tenían en los 60).Restauración extraña: no hay valor artístico, sino histórico documental. Una preservación filológica ya que las barracas antes fueron bases militares que dejaron cimientos de hormigón en las montañas (muestra los estratos). Algo de mucho valor documental y muy poco artístico. Son estas cosas que se están intentando incorporar forzando las líneas, estas líneas de los años 40. Esta restauración es tan limpia. En Barcelona hemos convertido las industrias en museos o centros culturales, mentalidad de los 80: sociedad que se estaba poniendo al día. El lema era como las “fábricas sucias se transformaban en bonitos museos y todo era muy limpio”. Pero una fábrica con suelos resplandecientes y paredes blancas no es una fábrica. No nos engañemos. Ahora por 1ª vez se están restaurando fábricas donde se dejan los grafittis, no se climatizan. Usos compatibles que no requieran climatización. Jugar con la suciedad, con las pátinas, lo que realmente fue y es una fábrica.

 

  1. En los 80 en Córdoba fue donde prácticamente empezó el tema de Preservación en Argentina con más fuerza. Hubo varios arquitectos importantes que dedicaron su vida al tema de la preservación y le dieron el impulso que después llegó a otros lugares del país. En la ciudad de Córdoba (1,5 millon + 1 millon periferia) muchos viejos mercados cerraron y los fueron transformando en Centros Culturales. Hasta que llegó un intendente que dijo “no tengo más actividades culturales para poner en los mercados”.

 

  1. En cuanto al trabajo que Uds. mostraron en la exposición, ¿Uds. los realizan en forma privada o para entidades públicas?

 

  • Trabajamos mucho para la Administración pública, que es nuestro principal cliente. O para empresas que trabajan para la Administración pública y requieren de un conocimiento profundo de la ciudad. Una parte del trabajo actúa más en las políticas urbanas. Planeamiento urbano pero muy orientado (nosotros nunca hemos puesto un ladrillo). Política pública de la más abstracta: planeamiento clásico a las recomendaciones políticas. El estudio de la innovación presentado en esta Bienal al final se concretará en una serie de políticas públicas, como implantar nuevas universidades en el área metropolitana, como hacer que los municipios puedan trabajar en red, en qué lugares del área metropolitana cabe ayudarles a implementar este potencial que ellos ya tienen. Ésta es una rama. Otra es la de los clientes privados que trabajan para la Administración Pública y es otro tipo de relación porque la relación monetaria es mucho más dura (si bien es gente consciente pero, obviamente, no es lo mismo que con la parte pública). El estudio también intenta encontrar los espacios de investigación asociados con la Universidad y debemos ser capaces de encontrar y organizar los tiempos para tener, justamente, el tiempo necesario para hacerlo. También algún proyecto “sin lucro”. Por ejemplo proyecto para la Fundación Arreus de recuento de gente que vive en la calle.  Una tarea obviamente para ayudar a la Fundación que hace un gran trabajo. Nosotros aprendemos mucho haciendo este trabajo y desarrollamos una herramienta que ahora está “on line” y es gratuita Y también permitió una transferencia de conocimientos a otros trabajos.

 

  1. El tema del urbanismo y el tema de la preservación se llevan muy de la mano.

 

  • En el estudio tenemos una doble vertiente. Por un lado un estudio de urbanismo, pero por otro nos dedicamos mucho al tema del patrimonio y, sobre todo, a la comunicación del patrimonio. Conversar con la gente, tratar de explicarle mejor. Apelar a la memoria. En Planeamiento se asumen ahora 4 intocables: había lugares en los que no se podía tocar porque allí había algo “viejo”: aquí no toques, y aquí tampoco, el presentar un planeamiento urbano en los barrios y que la gente te diga y que estáis haciendo aquí? implica un desafío, que tengamos que conversar, acordar y llegar a un punto de equilibrio.

 

  1. “En Buenos Aires algo estamos aprendiendo de Uds. porque también estamos saliendo al área metropolitana”

 

  • Si no salimos al área metropolitana, en el caso de Barcelona, no tenemos nada que hacer porque no somos autosuficientes. Hemos colmatado la ciudad y por tanto debemos trabajar con el territorio. Todos le tenemos cariño al centro pero no podemos seguir trabajando sólo en el centro. En Barcelona le estamos perdiendo el afecto al centro de la ciudad debido a la gran cantidad de turistas, la gran masificación. Hace rato que no vamos al centro y recordamos con nostalgia cuando íbamos a tomar un café. Estamos redescubriendo la periferia. Somos una generación que ha visto recuperar barrios de Barcelona como el Raval y otra vez los estamos volviendo a perder. Una vez los recuperamos, los tuvimos y ahora los estamos perdiendo de nuevo. Nos habían gustado tanto y ahora ya no porque están invadidos de turistas. Esta afección con la ciudad se está volviendo complicada.
  • El problema no es el turista que viene a conocer la ciudad sino, los grupos de gente de otros países que vienen sólo para un determinado hecho o actividad, por ejemplo “una despedida de soltero” de ingleses con “penes en la cabeza “ por sombreros, con total desenfreno y ni siquiera duermen en la ciudad. Barcelona se ha hecho cosmopolita. Era una ciudad provinciana que comenzó a tener turismo. Muchos turistas se quedaron a vivir en Barcelona. Y en ese momento fue un turismo saludable.
  • Conocer y ver pero no la “invasión del turismo”. Patrimonio y turismo se necesitan y se deben retroalimentar sin que uno prevalezca sobre el otro y termine afectándolo y/o destruyéndolo. Sustentabilidad. Patrimonio sin gente no vive pero la invasión de gente lo destruye
  • Un caso extremo es el Parque Güell que se ha convertido en un “parque cerrado”; los mismos ciudadanos de Barcelona deben pagar entrada por la enorme cantidad de turistas y, entonces, se controla el ingreso mediante el pago de una entrada. El mismo patrimonio nos está matando.

 

De esta manera concluíamos una muy amena entrevista con estos jóvenes arquitectos catalanes de gran simpatía y disposición que vinieron a compartir sus experiencias con el público argentino y de quienes nos visitan en el marco de la XVI Bienal de Arquitectura de Buenos Aires. Realmente ha sido un placer conocerlos y poder haber compartido esta charla.