La ley CABA 4830 establece las penalidades aplicables a quienes destruyan el patrimonio cultural de la ciudad.

La Plaza del Congreso es lugar histórico nacional declarado por la Comisión Nacional de Monumentos.

Además de ser un jardín histórico por sus valores paisajísticos, contiene obras de arte de valor universal, como El Pensador, de Auguste Rodin.
Los ciudadanos vemos, atónitos, cómo va desapareciendo un patrimonio que es de todos a manos de vándalos que no son castigados
y que volverán a las andadas en cualquier momento. Funcionarios: ¡cuídenla! Jueces: ¡apliquen las leyes!

Sonia Berjman

Carta de lectores de Sonia Berjman en LN, 21-12-2017

Más Información: www.colonensulugar.com.ar