Una egresada de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UNT donó más de 4.000 títulos, entre libros, tesis y revistas en nombre del Centro Barro.

La Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional de Tucumán(FAU) contará con la biblioteca de arquitectura de tierra más importante del país gracias a una donación que recibió del Fondo Bibliográfico y Documental del Centro Barro, que forma parte del Centro de Documentación de Arquitectura Latinoamericana(CEDODAL).
El material está compuesto por unos 4.000 títulos, entre libros (aproximadamente 45%), publicaciones periódicas (25%), carpetas de reuniones científicas y otros materiales (20%), así como tesis y material inédito diverso (10%). La donación fue gestionada por la arquitecta Graciela Viñuales, socia fundadora y actual directora del Centro Barro, que en 2002 se doctoró en Tucumán y desde entonces mantiene estrecha colaboración con la UNT.
La colección de arquitectura de tierra se alojará en la Biblioteca de Posgrado de la FAU que lleva el nombre “Arquitecto Alberto Nicolini. Durante el acto de inauguración de un sector de esa Biblioteca dedicado a la arquitectura de tierra, las autoridades adelantaron que el material primero deberá ser catalogado y ordenado y recién entonces quedará a disposición de los investigadores que quieran consultarlo.
Por otro lado, destacaron que la UNT “tiene una fuerte tradición en arquitectura de tierra”. La decana de la FAU Olga Paterlini de Koch mencionó que posee el mayor número de investigadores del país dedicados a la investigación de ese material. Recordó que esa unidad académica alberga al Criatic (Centro Regional de Investigaciones de Arquitectura de Tierra Cruda) y al Instituto de Historia y Patrimonio, instituciones que potencian el desarrollo de la arquitectura de tierra.
“La arquitectura de tierra caracteriza a las zonas áridas y ha sido dejado de larga durante mucho tiempo, son las construcciones de adobe que fueron abandonadas como si se quisiera borrar el pasado”, describió la decana a UNT Noticias. Agregó que con la revalorización de la cultura que hace el posmodernismo “se ha vuelto a las raíces y se ha reposicionado ese tipo el material”.
Paterlini de Koch afirmó que la arquitectura de tierra tiene doble beneficio: por un lado, permite conocer ese material a quienes viven en zonas verdes y por el otro revaloriza la cultura de quienes viven en zonas áridas y tienen una tradición de viviendas creadas con ese material.
Por su parte, la directora de la Biblioteca de Arquitectura de la FAU Mabel Morfilmencionó que la flamante donación incluye libros, artículos periodísticos y revistas para el área de posgrado. Detalló que la Biblioteca de grado comprende 25.000 ejemplares y la de Posgrado 1.600, más los 4000 títulos nuevos.
Fuente: El Tucumano